Quienes Somos
Epiritualidad
Etapas de Promocion
Jurisdicciones
Laicos Matovelle
Movimiento Juvenil Matovelle
Pastoral Vocacional
Asamblea Intercapitular
Decretum Laudis
Noticias
Valores
Pegagogia Matovellana
Revista Servir
Equipo de Formacion
 

PROVINCIA JULIO MARÍA MATOVELLE (ECUADOR)

 

Cuando Dios creó el mundo quiso entregarse en vida a su propia obra… quiso compartirse y ampliarse entre el amor y la sabiduría; tanto encerraba su alma que no cabía ni en el cielo ni en el aire ni en el agua ni en la tierra, ardía como el fuego y su ardor irradiaba… Se transformó, entonces, en todo, lo ocupó todo y se volvió todo: cielo, aire, fuego, tierra y agua. El hombre fue entonces, su gran reto, ese corazón aventurero que modifica todo, que construye y edifica; usó en su causa un pequeño y fértil granito de Roble que al extender sus brazos acogiera almas nobles, y arrullara en su tronco al llanto, que fuera a la vez fortaleza y crecimiento, voluntad y sabiduría; fue sembrado en terreno áspero y desértico, regado por el llanto de su propio destino, cuidado por las manos bondadosas de quienes cruzaren en su camino: Padre Julio María Matovelle, ese corazón laborioso y humilde, lleno de piedad y amor al prójimo, influenciado por ese amor que Cristo sembró en él, fortaleció su tronco y fundó, en abril de 1892 la Congregación de Hermanas Oblatas, Todosantos fue su residencia, allí fue su Casa Madre dirigida por su primera Superiora La Madre Amalia Urigüen, a la par con esta Casa, creció su primera rama, la escuela “San Miguel” en la actualidad “Sagrado Corazón”.

En 1893, Paute recibió la extensión de las ideas Oblativas, previa petición de su Municipalidad; la educación de su cantón necesitaba de ese competente desarrollo personal y profesional para educar a su infancia y niñez con las bases de la caridad y solidaridad al prójimo. Paute, entonces, fue merecedora de esa dedicada entrega al trabajo, esa búsqueda de superación en jóvenes corazones, en quienes el destino aún no había brindado suficientes oportunidades futuristas.

Otra de sus ramas se fue a Biblián en 1895, cantón rodeado de naturaleza viva, donde aquella rama de sapiencia, trabajo y colaboración podía fructificar millares de corazones dignos y orgullosos de su amor oblato a los santísimos corazones de María.

Gracias a esas bondadosas jóvenes religiosas que pacientemente se dirigían a fundar y a acrecentar este frondoso ramal impartido por los Oblatos, este Roble se fortaleció, sin preocuparse por dificultades climáticas o distancia y transporte, el Carisma del Padre Matovelle conquistaba almas jóvenes y puras, guiadas siempre por ese amor y solidaridad de los Oblatos.

En 1905 el Carisma Oblativo llegó a Girón, a Déleg en 191; Charasol, Cañar, en febrero de 1938. Fortaleció su tronco en la misma Cuenca con el Colegio “Corazón de María” en septiembre de 1959. En Zhumir, también Azuay, en agosto de 1960. En Puerto Bolívar, la Provincia de El Oro, en abril de 1963. Un pensionado en el Azuay en septiembre de 1981. En octubre de 1986 en Paccha, Provincia de El Oro… Madera fuerte, madera de Roble no detuvo su marcha y crecimiento por servir a los demás como apoyo a sus necesidades.

Este frondoso árbol cuyo instrumento educativo contribuía a la construcción de un educando crítico de la realidad y un interlocutor formado en el hacer educativo sobrevivía a través del tiempo y luchaba contra viento y marea, se acopló a las adversidades del tiempo y formó, de esta manera la gran PROVINCIA JULIO MARIA MATOVELLE, pues sólo él, su creador “sabía instruir y educar, dar luz al entendimiento y buena dirección a la voluntad”.

La Provincia Julio María Matovelle fue creada bajo el fundamento del “amar, trabajar y padecer” el 8 de abril de 1987, por Decreto de la entonces Superiora General Madre Delfina Gárate Espinoza en su tercer período administrativo y fue su primera Superiora Provincial Madre Alicia Loza Meneses quien gobernó por dos períodos consecutivos, de 1987 a 1993.

Mientras tanto, donde el Roble echa sus ramas, no es fácil detenerle, orgulloso sigue extendiéndose y con su follaje ofrece su sombra hacia el apretado trabajo de sus miembros, de ahí que, las fundaciones continuaban: En Alamor Loja, en marzo de 1990. En La Troncal, Provincia del Cañar en 1993. La segunda Superiora Provincial fue la Madre Alba Arias Ochoa, quien, igualmente, gobernó la Provincia por dos períodos seguidos, de 1993 a 2000. y en su período se fundó, Jama en la Provincia de Manabí, en 1997.

Madre Alicia Loza Meneses fue reelegida para dos períodos continuos, de 2000 a 2006.

Actualmente la Provincia se encuentra bajo el responsable cargo de Hna. Norma Labanda, quien desde 2009 la dirige con profundo compromiso hacia la obtención de nuevos objetivos, de nuevas metas, en su camino se encuentra protegida siempre por aquella ideología Matovellana, digno orgullo de cada misionera oblato.

En la trayectoria Provincial, estuvo siempre presente, ese gran amor y trabajo sacrificado que nuestro Fundador predicaba con total entrega

 

unik-klic Inicio